CORONAVIRUS:  Información actualizada, medidas y contactos.  

Noticias UCC

Entre quiebres y esperanzas

Publicado el 09/11/2020 en Noticias UCC

Las elecciones en Estados Unidos no defraudaron al espectador. Después de un debate presidencial digno de un reality show, y una campaña teñida por las acusaciones cruzadas y las advertencias de Trump de una posible judicialización de los resultados, el desenlace debía estar a la altura. En un contexto interno de polarización política y social exacerbada por el discurso confrontativo de Trump, y de desigualdad económica profundizada por el impacto de la pandemia, el escenario electoral es efervescente. La grieta norteamericana es cada vez más profunda y va más allá de esta elección.

El trumpismo ha demostrado que no sólo tiene vigencia, sino que se pudo fortalecer incluso en la adversidad. A pesar de las críticas al manejo de la crisis sanitaria que ya dejó más de 235 mil muertes en el país, y al profundo impacto económico de la pandemia, la imagen del presidente no salió damnificada. Y las denuncias de fraude y demandas de freno del conteo de votos, atentan contra la débil legitimidad de Biden, posible triunfador de estas elecciones. En este escenario caldeado, con prioridades internas políticas, sociales y principalmente económicas, el margen en política exterior probablemente sea menor que el que el mundo espera.

Desde Europa, los aliados atlánticos de Washington mantienen la esperanza de una recomposición de los vínculos profundamente dañados en los últimos cuatro años. La Alianza Atlántica ya es poco más que un concepto vacío. En la larga lista de embestidas a las relaciones transatlánticas, se destacan la retórica destructiva de Trump, el unilateralismo en temas estratégicos, la retirada del acuerdo nuclear con Irán y del acuerdo climático de París, los aranceles a las importaciones de acero y aluminio que aún siguen en pie. Los europeos no pueden pasar por alto los desaires.

 Conocé nuestra Licenciatura en Relaciones Internacionales e inscribite aquí.

Desde América Latina, la condición de irrelevancia es evidente en la agenda global de Washington, sea quien sea el gobernante de turno. La diferencia entre los candidatos no será en el fondo, será en las formas. Mientras Trump seguramente continúe con una tónica más confrontativa, basada en amenazas y sanciones, y explotando los quiebres regionales (como en el caso del BID), Biden le imprimirá un estilo más diplomático, aunque no necesariamente prioritario. Es posible que se recupere una fórmula de política exterior más comprometida con la estabilidad regional, la cooperación y los espacios multilaterales, recuperando la línea diplomática implementada por Obama a nivel regional. Venezuela y Cuba continuarán concentrando la atención en la agenda hacia la región, con una mayor apuesta por las formas democráticas si Biden llega al poder.

Finalmente, las condiciones internas serán un determinante de primer orden de la política exterior de la principal potencia mundial, no importa quien gane. En este sentido, la expectativa de que Biden reconstruya el multilateralismo mutilado por Trump y que recupere el liderazgo en las instituciones internacionales, puede no concretarse. Más allá de las esperanzas del mundo, y de que sus aliados occidentales lo necesiten con urgencia.


Por Florencia Rubiolo. Profesora y directora del Doctorado en Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de Córdoba. Investigadora del CONICET.

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn